Otros idiomas: Català

Copito de Nieve

Inicio > Curiosidades > Copito de Nieve

Copito de Nieve
Floquet de Neu

​La película

El año 2008 Albert Val y yo trabajábamos en el Departamento de Contenidos de la productora audiovisual Filmax. En esa época surgió la idea de producir una película infantil protagonizada por el gorila albino Copito de Nieve. Nuestro jefe, Alberto Marini, sabía que los dos teníamos interés en la narrativa para los más jóvenes y que escribíamos guiones. Nos propuso como guionistas del proyecto y la productora decidió darnos la oportunidad.

Empezamos a trabajar en el proyecto a finales del año 2008. Acabamos de escribir la última versión del guión en abril de 2010. Y la película se estrenó el 25 de diciembre del año 2011. Sí, ¡para hacer películas también hace falta mucha paciencia!

Escribimos un total de 7 versiones del guión.

La premisa ​de la película parece obvia, ¿verdad?: Copito de Nieve es rechazado por sus compañeros gorilas por ser blanco y decide convertirse en un gorila normal. ¡Pues estuvimos semanas buscándola! Puede ser que nosotros tuviésemos poca experiencia como guionistas, sí, pero a lo largo de los años he visto que en el mundo de la narración hay obviedades que cuesta mucho encontrar e implican horas y horas y horas y más horas de reflexión.

La última ​versión del guión tiene poco que ver con las primeras sinopsis que escribimos. Los elementos principales siguen estando, pero tuvimos que dar la vuelta a todo, agitarlo, mirarlo por los cuatro costados y hacer un buen número de cambios para conseguir que todas las piezas encajaran.

El proceso de escritura fue muy intenso. Escribíamos en nuestro tiempo libre: entre semana cuando se acababa nuestra jornada laboral, y los fines de semana a toda hora.

Tuvimos mucha suerte y el director, Andrés G. Schaer, fue muy respetuoso con el guión. Nos hacía comentarios (de hecho, ¡nos enviaba páginas y más páginas de comentarios!), pero siempre de manera muy constructiva y respetando nuestras ideas.​

El guión llegó a buen puerto gracias a la inestimable ayuda de Coral Cruz, que fue la story editor del proyecto. Un story editor (también podemos llamarle editor de guiones) es una persona experta en el mundo del guión. Sabe analizar muy bien todos sus elementos (argumento, personajes, estructura, etc.) y detecta qué funciona y qué no funciona (y, en los mejores casos, propone soluciones a los problemas que detecta o aporta ideas que ayudan al guionista a encontrar la solución). Es un apoyo muy importante para un guionista. Como cualquier autor (de películas, series, obras de teatro, libros), cuando un guionista está inmerso en un proceso de escritura pierde la capacidad de analizar objetivamente lo que escribe. Está demasiado inmerso en la historia y, en general, le gusta todo tanto que le parece que tiene entre las manos lo mejor que se haya escrito nunca en toda la historia de la humanidad. O también puede estar tirándose de los pelos porque nota que alguna cosa no funciona pero no sabe qué es. El story editor, como analiza pero no escribe aquel guión, mantiene una mirada externa y experta imprescindible para el guionista. ​

Durante el proceso, tuvimos que enfrentarnos a los problemas habituales de los guionistas:

  • Recibíamos comentarios de muchísimas personas distintas (de verdad, muchísimas).
  • Los comentarios solían ser negativos. Nunca resltaban cosas que les hubieran gustado.
  • A menudo, los comentarios eran contradictorios.

​Cuando estás inmerso en el proceso de escritura, estos momentos pueden llegar a ser frustrantes, pero debo admitir que en la producción de una película se invierte mucho dinero (hablo de millones de euros), y si no sale bien puede ser un desastre económico. Así que, en realidad, todo el mundo está intentando aportar su granito de arena para que el resultado sea lo mejor posible.

La novela

Un poco antes del estreno de la película, nos llegó la propuesta del sello de Labutxaca de Grup62 de novelar el guión.

Tuvimos poco tiempo, pero esta ha sido la novela que me ha resultado más fácil de escribir: ya estaba todo desarrollado y sólo tuvimos que convertir las palabras del guión en literatura (de calidad, ¿eh?).​